Educación inclusiva

La educación inclusiva es un asunto de todos, en todos los sectores de la sociedad. Requiere de actitudes y representaciones de la otredad más amplias. Todos los ciudadanos tienen el derecho de educarse formalmente, considerando sus especialidades y diferencias. Sin embargo, el término “inclusivo” también lleva a mirar al otro desde la idea del “normal”. Y en ese sentido: ¿Qué es lo normal, quién es normal? Podría entenderse como igualara la infancia, que el otro se identifique con el considerado normal desde lo hegémonico.

Esa noción varía con las ontologías que de acuerdo a los modelos y momentos educativos recalcan en el lenguaje, en el cuerpo, en el modelo económico, en el aprendizaje; para crear un promedio falso de la otredad. Al respecto el profesor Alexander Luna trae a la discusión el concepto de la alteridad, ya  que hablar de inclusión es: “Incluir, es pretender meter al Otro dentro de lo mismo. En una especie de asimilación”.

Por qué otras formas de entender, de aprender, de corporalidades, de representaciones identitarias perturba. La alteridad revela que las ideas de normalidad llevan a la violencia, a lo normativo, a lo autoritario de los modelos educativos clásicos.

Etnicográfica invita a sus cibernautas a visitar la nueva página dedicada a la Educación inclusiva AQUÍ