El mejor corto del mundo para fomentar la lectura

Anciana leyendo (La madre de Rembrandt), Rembrandt. (1631).

¡El libro es arrebatado al lector! Él lucha por volver a poseerlo, el mundo se pone al revés y el libro regresa a su dueño, se acomodan las letras. El lector llega al lugar del ensueño: Pletórico de amor, música, naturaleza y libros por doquier. Los libros añoran salir de las bibliotecas, tienen alas, respiran, quieren ser leídos, arreglados, vueltos a colocar en la magia de la inquietante interacción dialógica de la lectura. Las hojas de los libros son alas: Nos conducen, nos devuelven, nos dibujan las maneras de pensar y de actuar mientras dura nuestro fragmento de vida. Hacen nuestra mente la siempre viva, joven, creativa, antagónica, lúcida, crítica, hereje.