El síndrome de Doña Florinda

Alex Guardiola Romero en Opinemos’s Blog analiza el síndrome de Doña Florinda, muy presente en la ideología y en las prácticas sociales que vemos por doquier. Centrado en el arribismo de comportarse con pleitesía con quienes tienen más dinero, asumen colocaciones de aparente superioridad moral, lucen la estereotipia occidental; y por ende, se expresan como los depositarios de la verdad y de la razón. Les invito a leerlo.

Opinemos

En Colombia, votar por “gente de bien” es un acto consciente de arribismo social, una manera de negar de dónde venimos y de reafirmar a dónde queremos llegar, cueste lo que cueste.

 Por: Alex Guardiola Romero

En Colombia, la gente vota por quien se parece a lo que él mismo quiere llegar a ser, por el candidato o la candidata que representa sus aspiraciones sociales, por la figura que sintetiza su sueño no de sociedad o de país sino de figuración social; votar se convirtió en un acto de arribismo. Ese, que en nuestro país también podría ser llamado el “Síndrome de Doña Florinda”, expuesto hace pocos años por el argentino Rafael Ton, en el que la persona pese a vivir en una humilde vecindad se siente de mejor clase que los demás y denigra de las medidas que benefician a la “chusma” a pesar de que sigue cobrando…

Ver la entrada original 710 palabras más