Miedo, Simpsons y Coronavirus

Felipe Andrés López

 

Cuando José Arcadio Buendía se dio cuenta de que la peste había invadido el pueblo, reunió a los jefes de familia para explicarles lo que sabía de la enfermedad del insomnio, y se acordaron medidas para impedir que el flagelo se propagara a otras poblaciones de la ciénaga. Fue así como les quitaron a los chivos las campanitas que los árabes cambiaban por guacamayas, y se pusieron a la entrada del pueblo a disposición de quienes desatendían los consejos y súplicas de los centinelas e insistían en visitar la población. Todos los forasteros que por aquel tiempo recorrían las calles de Macondo tenían que hacer sonar su campanita para que los enfermos supieran que estaban sanos. No se les permitía comer ni beber nada durante su estancia, pues no había duda de que la enfermedad sólo se transmitía por la boca, y todas las cosas de comer y de beber estaban contaminadas por el insomnio. En esa forma se mantuvo la peste circunscrita al perímetro de la población. Tan eficaz fue la cuarentena, que llegó el día en que la situación de emergencia se tuvo por cosa natural, y se organizó la vida de tal modo que el trabajo recobró su ritmo y nadie volvió a preocuparse por la inútil costumbre de dormir. 

Gabriel García Márquez

 

Este fragmento de Cien Años de Soledad, nos da una luz del comportamiento humano en momentos de crisis. Cuando la muchedumbre se encuentra en una situación compleja o que arriesga su integridad, sale a flote ese pequeño animal irracional que lleva en su interior. ¿Por qué argumento lo anterior? En los últimos días el mundo entero enfrenta una amenaza minúscula, imperceptible a la visión del humano, este pequeño ser ha puesto en jaque a los sistemas de salud más fuertes del mundo, los sistemas económicos más estables y con ello, la sociedad se ha visto en una encrucijada social.
En esta disyuntiva sobresale un sentimiento primitivo, ese que se encuentra guardado en el cerebro primitivo, que sale cuando nos sentimos amenazados, esto es temor, miedo, pánico, culillo, cagalera, pavor y un sinfín de sinónimos; esta sensación que se produce en nuestro ser, en nuestro interior, llenándonos de adrenalina y está a su vez nos hace cometer cantidad de acciones que desembocan en catástrofes que no tendrán remedio. Ahora bien, ¿por qué recurrimos a estos hechos?

 

Cuando se dieron las grandes epidemias o pandemias en el mundo, no existía tal conectividad, el mundo no estaba tan globalizado como ahora, entonces era más difícil que las noticias llegaran con prontitud. Pero en el presente, los medios de comunicación se han masificado de tal manera, que hay televisión, redes, radios, periódicos y gran cantidad de noticias que nos llegan por milésimas, que se hacen complejas de digerir y de asimilar.
Cuando empezó el virus y las noticias a tomar fuerza, la gente como es normal, lo tomó con humor, haciendo memes en las redes sociales, pensando que sería un “bicho” más sin mayor amenaza para la humanidad. Pero al amenazar al primer mundo, al mundo desarrollado, símbolo de la civilización, no se hicieron esperar las reacciones de xenofobia hacia los chinos, culpándolos por el virus, pero la ironía es que quienes llevaron la enfermedad a Europa, fueron los mismos europeos. ¿no les recuerda algo?

Los viajeros fueron los responsables de ser los transmisores del Covid-19, en ese momento el mundo calla, se silencia y busca desesperadamente la cura, ahí si no hay xenofobia; ahí si no hay ataques a los franceses, españoles, italianos que vemos en la calles como si nada y que aún continúan llegando a los países del sur.

Ahora bien, cómo funciona el miedo, veamos a Colombia, nuestro país que todo lo arregla con memes. Acá el miedo ha llevado a la gente a volcarse a los supermercados a comprar pacas y pacas de papel higiénico (esa será otra historia), a comprar sin medida todo lo que hay en los anaqueles de los mercados, incluso desafiando las medidas de aislamiento y de estar a un metro de distancia, pero ¿por qué actúan así?, esto es muy sencillo, en un país donde no se lee, donde la lectura crítica es poca y lo único que ojeamos son las cadenas de WhatsApp que llegan por minuto, las noticias de Facebook y esto se evidenció en la ciudad de Neiva, donde se conoció un caso de infección y la gente por miedo, atacó a piedra la casa. La histeria colectiva es la evidencia de la sociedad que somos, como lo argumenta Chomsky (2020):

“El miedo juega un papel muy importante en el mundo de hoy y, en gran parte, ello se debe al “impacto de 30 años de políticas neoliberales” que ha llevado al “empobrecimiento de la gran mayoría de la población, mientras que la riqueza se ha concentrado de forma impresionante en un pequeño grupo y la democracia ha decaído”.

Este actuar me hace pensar en cómo Colombia se parece a los habitantes de Springfield y en muchos de sus capítulos vemos cómo sus habitantes actúan sin pensar, como en el capítulo 9×8 en que se ataca a la ciencia por ser la responsable de hacer pensar y cuestionar sus creencias, saquean establecimientos por cualquier motivo, llevados por el pánico y un sinfín de actuaciones bochornosas, esa ignorancia que corroe a nuestra sociedad. Mi padre decía “la ignorancia es más costosa que la educación”. La vemos a diario y más en estos momentos en que nos urge la empatía, la colectividad, el preocuparnos por el otro (aunque  no sea nuestro familiar).
Y, para terminar, con el coronavirus, recuerdo el «Ensayo sobre la ceguera» donde todos comenzaron a sufrir de una ceguera blancuzca, y el temor sacó lo peor de sus personalidades. Eso mismo pasa ahora: ¿en dónde está el amor al prójimo que tanto profesan algunos cristianos, católicos, evangélicos y demás creyentes, en dónde está la solidaridad, la bondad, en dónde pulula lo poco de humanos que nos queda?

¡Podemos morir o no, pero algunos pretenden morir pero con el culo limpio.
Puros «sepulcros blanqueados, tan blancos por fuera y tan negros por dentro!


Referencias citadas

Chomsky, Noam. (2020). “Recurrir al miedo”. En, http://culturafilosofica.com/recurrir-al-miedo-por-noam-chomsky/?fbclid=IwAR3QS017gD0yyWwMHUYi2CFeprvKmEIqL5aQG5SdJDLWlBUvU8iL5jplTzM

Groening, Matt. Lisa, la escéptica. Los Simpson: 9×8. Estados Unidos: Fox Broadcasting. En, https://simpsonizados.club/capitulo/los-simpson-9×8/

Saramago, José. (1995). Ensayo sobre la ceguera. Lisboa: Editorial Caminho, S.A. En, http://web.seducoahuila.gob.mx/biblioweb/upload/Saramago,%20Jose%20-%20Ensayo%20sobre%20la%20ceguera.pdf