Epitafio a un bromista: In memoriam de Marcos Mundstock

 

(Les Luthiers)

 

Una de las razones para que Eddie Blake pensara que “la vida es un mal chiste”,
Probablemente era, el que no hubiese conocido a Mundstock.
Y cuando Chaplin dijo que un día sin reír era un día perdido,
Mundstock se aseguró de que nosotros tuviéramos muchos días ganados.

Johann Sebastian Mastropiero, está de luto.
Mundstock, el compositor, el artista, el Luthier, se ha ausentado.
El telón se ha cerrado, pero su obra sigue viva.

Un cómico de la música y músico de la risa,
Ha abandonado el pódium de los grandes,
Para seguir el camino de los inmortales.

¡Cuidado!
¡Algún día un ejército de bledos, se lanzará sobre los hispanoparlantes para vengarse de tantos siglos de ninguneo!

Etnicográfica brinda un muy especial homenaje a este grande y entrañable amante de los recovecos idiomáticos y de las jovialidades del lenguaje cuyos chistes, era imposible no tomarse enserio.