Quino y su princesa Mafalda

Rosa Patricia Quintero Barrera

Joaquín Salvador Lavado Tejón –Quino- es detallista en todo de lo cotidiano, desde lo aparentemente trivial, hasta los contextos nacionales/mundiales/universales, cruzados por la Guerra Civil Española, el Peronismo, la II Guerra Mundial, la Guerra Fría. Irradiado por el genio de contar historias con viñetas de una página, de algunos cuadros. Entremezcla del humor que cruza fronteras por los referentes conocidos, que por tanto resultan comunes. La maestría de quien sabe de las Artes Bellas, para poder expresarse con dibujos que rompen trazos naturalistas y clásicos. Insiste en que es necesario conocer las técnicas para desarrollar sus propias formas. Lo mismo ocurre en la etnografía, en la que no sólo vale la mirada juiciosa, sino también el talento de la escritura que amalgama de formas maravillosas lo observado y lo leído tantas veces, que da espacio a los giros literarios porque se ha entendido lo estudiado.

Continuar leyendo https://etnicografica.wordpress.com/2017/10/22/quino-etnografo-permanente-de-los-mundos-vividos-y-de-los-posibles/

La historia del personaje de Mafalda es harto conocida. Surgió del encargo que una empresa de electrodomésticos que hizo a Joaquín Salvador Lavado Tejón, para publicitar sus productos mediante una viñeta que mostrase a una familia ideal. Quino dibujo doce historias, que no fueron tomadas por la empresa; pero un amigo suyo las publicó en Primera Plana, y al acabarse las viñetas, le pidió al dibujante que continuara con la historieta, ya que había sido bien recibida por los lectores del diario.

Mafalda es la niña terriblemente ética. Su voz -por supuesto- se alza en la defensa de los derechos y la dignidad de las personas. Quino sí debió inspirarse en Dar la cara, no sólo por el nombre de la bebé, sino por el contexto que exhibe la cinta, de inequidad, de falta de oportunidades, de pobreza, de exclusión. 

Continuar leyendo https://etnicografica.wordpress.com/2017/10/13/pelicula-dar-la-cara-y-mafalda-la-nina-terriblemente-etica/

En 1973 Quino no quiso volver a dibujar a Mafalda, porque el cansancio lo alcanzó, la veía repetida, con finales predecibles. Y así como dejó a su princesa, sin trazarla más, ni llevarla al universal de las tragedias sociales, económicas y políticas de América Latina; hoy él ha tomado largo viaje. Nos queda la gratitud por la genialidad de su obra y por su vida dibujada.