Reflexiones sobre la aporofobia

Caricatura de Quino, publicada en El Tiempo, Lecturas Dominicales, 5 de julio de 1998

Fabian Andrés Inchima Anacona

Es creerse más que otras personas porque tienen o creen ser de mejor familia o porque tienen un mayor poder económico. Por esta razón hay personas que rechazan a los pobres, originando orgullo, aunque también sean pobres. Creen poder pasar por encima de los demás, sintiéndose superiores, pese a que la felicidad no depende del poder económico, porque algunos cuentan con mucho dinero y no disfrutan tanto como alguien con menor capacidad económica; quienes pueden disfrutar de la familia, de los pequeños momentos inolvidables que suelen pasar con las personas que ama y disfrutando de cada momento. Por su parte, el rico nunca puede estar tranquilo pensando en que la gente que lo rodea es por sacar algún tipo de beneficio o tiene que andar con escoltas porque hay muchos enemigos que le quieren quitar aunque sea un poco de ese dinero, por esta razón se gastan la vida y su salud consiguiendo más dinero y después lo gastan queriendo recuperar su salud y pensando que la juventud y los momentos perdidos con la familia nunca regresaran.

Larry Ledezma Patiño

Aporofobia es el término creado por Adela Cortina (2018), filósofa valenciana experta en el tema. Desde el tercermundismo en el que vivo, escribo sobre esta situación que podemos ver a diario. La aporofobia es un tema que a pesar de no conocerlo técnicamente a fondo, sabemos que existe y que debemos acabar con su evidencia en la cotidianidad. Este tópico de rechazo y odio al pobre, se puede ver en todas las clases sociales, desde las personas de élite hasta el obrero que solo descansa los domingos y no tiene prima, ni seguridad social. Este término ataca a todos los pobres, sean del país de que sean, de la religión que sean y del partido político que sean. Los pobres -desgraciadamente- no tienen algo a cambio para dar cuando de un favor se trata, es por eso que se les rechaza y se les mira por encima del hombro o se les ve debajo de los demás. Ocurre porque el ser humano nace egoísta, pensando en sí mismo, en su propio lucro y es por eso que siempre espera algo a cambio después de brindar ayuda de cualquier tipo. La avaricia del hombre también es un factor que engrandece a la aporofobia ya que los grandes personajes adinerados a pesar de tener su vida y la de los suyos ya arreglada no tienen una ética firme para ayudar a quien lo necesita de verdad. Este tema es un gran reto para la sociedad, para crear igualdad o por lo menos intentarlo.

Estiven Solarte Tenorio

Evidentemente es un rechazo a la pobreza o a las personas que no tienen recursos económicos, por lo general este tipo de rechazo surge desde los ricos hacia los pobres ya sea porque quieren ser más ricos o solo porque quieren sentir algo más que ser rico y es sentirse poderosos humillando a los demás sin importarles las necesidades que tienen los más pobres, aunque no se puede generalizar debido a que existen personas con dinero que ayudan a los pobres, talvez porque algún día lo fueron y les costó trabajo conseguir el dinero. Lo curioso o lo inexplicable es que existan personas de muy bajos recursos que sientan aporofobia por gente que está en las mismas condiciones o aún peor que ellos, o en este caso talvez es que no solo viven pendientes de la vida de los demás y no en la propia; igualmente me sorprende que pase entre familia en donde a veces se envidian entre sí, simplemente porque el uno tiene un poco más que el otro sin llegar a ser ricos. En mi opinión es un concepto complejo de entender, ¿porqué sentir rechazo por alguien que no tiene la misma condición económica? Y aún es más difícil de entender el rechazo de un pobre a otro pobre que vive en las mismas condiciones.

César Valbuena Yarpaz

Para mí, la aporofobia es el término que define el miedo y casi el odio a la pobreza, esa sensación de rechazo que puede producir, por lo general, la falta o la calidad que tienen los bienes materiales de una persona. Aclaro que son los bienes materiales los que producen la aporofobia pues no solemos ver más allá de la apariencia, que la mayoría de veces, esconde grandes riquezas en la personalidad de seres humanos que no tienen dónde pasar la noche, pero que si sacrifican su café, cuando pueden, para dártelo y que te sientas un poco más a gusto. Cabe resaltar que la aporofobia es una condición que desarrollamos producto de los bienes materiales y las categorías sociales que nos clasifican y nos delimitan un campo imaginario, del cual se nos suele señalar cuando no cumplimos con los requisitos para salir de él y de la misma manera solemos señalar a quienes no pertenecen al nuestro, tratando a los que están por debajo de manera despectiva y distante y a los que están por encima como ídolos.

Diana Carolina Correa Ijaji

Hemos asimilado conceptos dentro de nuestra sociedad que se han ligado a la manera en cómo nos definen quienes nos dirigen lo que ha generado que la visión del más necesitado sea baja, cuestionable y menos adaptada a la realidad; pensar que nuestra concepción real del otro se define no por sus condiciones económicos ni sociales si no por quiénes son de verdad las personas y no porque lo que puedan ofrecer; eso no sucede en mi país ni en ningún otro. Lo que me lleva a definir la aporofobia como una aversión que tenemos de esa situación en particular que se desliga de la definición de una persona que está sumergida en ella. Le huimos a lo que no podemos controlar, a lo que nos aparta de un estado en el que si no somos parte, no existimos; pero sobre todo definimos la situación del otro a través de las concepciones externas que hemos concebido a raíz de la desigualdad de nuestro territorio.

José Rodolfo Chantre Guaca

Caricatura de Matador

Desde mi punto de vista y basado en lo que plantea Adela Cortina (2018), la aporofobia la interpreto como el rechazo al pobre, puesto que en ocasiones se les ve como personas que no aportan nada en la sociedad, ya que la mayoría no tienen otra alternativa que vivir en las calles y dedicarse a pedir dinero o comida a los transeúntes que transitan cerca a ellos. El tema de la aporofobia en ocasiones se relaciona mucho con la xenofobia, ya que en ocasiones las personas pobres que se ven en las calles son desplazados de sus tierras ya sea por la violencia o por otras situaciones, como sucede con los venezolanos que piden dinero en las calles y como a la gente les son indiferentes, caso contrario de si la persona es un extranjero turista, en el que las personas cambian su actitud a una más hospitalaria, amigable e interesada.

Francisco Chávez Enríquez

Haciendo el ejercicio de apartar mi opinión personal, para analizar objetivamente el concepto de aporofobia, diría que hay una parte biológica con el rechazo a los pobres. Los humanos juzgan a otros por su apariencia y sea consciente o inconsciente, estamos valorando constantemente a los demás, y ciertas personas tienden a asociar la apariencia que tiene la pobreza a conceptos negativos, como la suciedad o enfermedad. Sin embargo, se supone que somos seres avanzados capaces de razonar y que podemos ponernos en la situación del otro. Cuando se logra ello nos damos cuenta de que en realidad no somos tan diferentes, muchos tuvimos la suerte de nacer en un ambiente privilegiado pero eso no nos da el derecho a ser superiores o inferiores a otros, simplemente nuestras circunstancias son distintas. De igual manera, considero que este rechazo también se puede generar por el miedo a estar en la misma situación de pobreza, y tener que ser juzgados por la sociedad solo por carecer de recursos, una situación que nadie elige intencionalmente, por eso hoy en día es más el que aparenta que el que posee.

Julián Gómez Betancourt

Como menciona la filósofa Adela Cortina (2018) la palabra aporofobia es nueva en el diccionario y fue incluida porque tenía una gran capacidad de transformar la realidad social, es evidente que el rechazo y el miedo a las personas pobres existe en muchos contextos y lugares del mundo, pero que inconscientemente no nos dábamos cuenta de que esta realidad humana estaba ahí, qué mejor manera de darla a conocer que dándole un nombre para aclarar qué tipo de actos son los que conllevan a practicar la aporofobia. Como menciona Adela no solo abarca lo económico y lo político, sino también el cómo convivimos con las demás personas. La autora alude a que somos personas recíprocas “estamos dispuestos a dar con tal de recibir”, de ahí viene la idea de que aquellos que no tienen nada que dar a cambio quedan excluidos (los pobres). Tristemente la desigualdad ha contribuido a este rechazo, no todos tenemos los mismos recursos, pero eso no significa que no tengamos los mismos derechos, me parece muy importante lo que menciona Adela, que para impedir la aporofobia se debe inculcar la compasión hacia le prójimo, y el hecho que todos los seres humanos tenemos algo valioso que ofrecer, pero vivimos en una sociedad cegada que muchas veces no ve más allá de nosotros mismos.

Esteban Cerón Parra

Es un problema social que consiste en la exclusión, rechazo o miedo a las personas que no tengan recursos o que estén pasando por una situación injusta, su causa principal se da por las conclusiones propias de la manera en que el otro se ve, lo que hace o lo que aporta.

Bibliografía

Cortina, A. (2018). Aporofobia, el miedo a las personas pobres. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=ZODPxP68zT0

Ejercicio reflexivo sobre la aporofobia. (2020).  Asignatura Formación Ciudadana, Programa de Diseño Visual, Institución Universitaria Colegio Mayor del Cauca.