Emprender: una labor que muchos critican, pero pocos asumen

Por: Alejandra Sandoval Pernett y Isabela Castellanos Urbano
[Estudiantes de Diseño Visual – Institución Universitaria Colegio Mayor del Cauca]


Actualmente estamos enfrentando una crisis sanitaria, de la que supimos apenas terminando el 2019, noticia que eventualmente afectaría al mundo entero y no esperábamos, el nuevo coronavirus, proveniente de China logró alcanzar a todos los países del mundo; una enfermedad que afectó directamente e indirectamente a millones de personas, ocasionando un caos a nivel social y económico del que nadie pudo escapar esta vez.

Principalmente lo que buscamos con esta investigación fue conocer la razón de ser de tantos emprendimientos originados a raíz de la pandemia, partiendo del punto que “emprendimiento” es una palabra que en los últimos años se ha escuchado constantemente y es definida por la real academia de la lengua española (RAE) como “acción y efecto de emprender”. Es realmente una palabra que está de moda y que se disparó mucho más en esta crisis, donde muchas personas en su mayoría mujeres decidieron tomar este camino en diferentes campos, aprovechando habilidades, hobbies o enseñanzas que les dejó la inesperada cuarentena.

Nuestro método de recolección de datos se desarrolló a partir de cuatro emprendimientos presentes en la ciudad de Popayán, de los cuales dos son de comida, uno de accesorios y el último de productos para el cuidado personal, explorando también el modo de uso de las redes sociales, específicamente Instagram y cómo estas ayudan en el desarrollo, como una manera de reinventarse, conociendo las causas que llevó a esta población a recurrir a esta clase de alternativas y sus aportes a la sociedad payanesa, permitiendo a una mínima parte de estos contarnos su realidad.

Calle (1990) nos habla de la represión cultural en la que estamos inmersos ya que la manera en la somos influenciados por la sociedad no permite que nos expresemos tal y como desearíamos, puesto que estamos condicionados a seguir lo que la sociedad ha dictado, llegando al grado de cohibirnos de realizar acciones.

Ser emprendedor en Colombia es una tarea difícil, pero ser una mujer emprendedora lo es todavía más “Los que hablan de igualdad de oportunidades olvidan que en los juegos sociales […] no hay juego limpio” Bourdieu (1997). No precisamente porque puedan ser catalogadas como débiles, lo que hace de esto para ellas algo más complejo, es la manera en que es vista la independencia financiera del género, ya que al ser Popayán una ciudad aún muy conservadora, que tiene estereotipos marcados, miedos e imposiciones sociales, que se ven muy reflejadas en la aceptación de la ciudadanía a los nuevos emprendimientos, estos son temas reiterativos a los cuales las mujeres emprendedoras se ven enfrentadas; una gran barrera que puede hacerlas dudar.

Se dice que en periodos de crisis surgen nuevas oportunidades, que se pueden aprovechar para generar un nuevo negocio, transformar el modelo, emprender y generar tendencias de cambio, en donde la incertidumbre que estos eventos inesperados causan nos llevan a pasar a la acción y no quedar paralizados. Cuando estamos hablando de emprendimiento, si queremos algo ponemos en marcha un plan e intentamos superar con éxito los obstáculos que se presenten aunque en muchos casos no se dé de esa manera.

LEER EL ENSAYO COMPLETO