Reforma Tributaria: ojos que no ven, corazón que no siente

Colombia enfrenta un déficit fiscal sin precedentes. El Gobierno nacional ante esta situación presentó el proyecto de reforma tributaria compuesto por 163 artículos que debe ser aprobado por el Congreso de la República, cuya mayoría de miembros pertenece a su bancada.

Por Rosa Patricia Quintero Barrera
27 de abril de 2021

En la entrevista a la emisora Blu Radio, el ministro de hacienda Alberto Carrasquilla convocó a los colombianos a “cerrar los ojos y a ponerse la mano en el corazón”, acorde al lema de su partido: “Mano dura y corazón grande”. Un llamado emotivo para que los ciudadanos la asuman sin remilgos. Según los argumentos del ministro se requiere recaudar ese dinero para suplir el déficit fiscal actual, que “afecta principalmente el bolsillo de la clase media a favor de los pobres” (Los “paraísos fiscales” pasaron de agache en la reforma tributaria, 2021).

En este sentido, parto de las posibles intencionalidades político-económicas de estos administradores de lo público, al acudir a la solidaridad de los colombianos a manera de estrategia emotiva para sostener los millonarios gastos de los subsidios que otorgan a empresarios y a la población más vulnerable del país a nombre del partido de gobierno. Nos encontramos en época preelectoral y el escenario político se encuentra extremadamente tenso, debido a la falta de credibilidad en la institucionalidad estatal y a su manejo de la emergencia sanitaria que visita al mundo, entre otros problemas graves que enfrenta la nación.

Reforma Tributaria: “Ley de solidaridad sostenible”

Cartones de Garzón. Publicados en El Espectador, 18 de abril de 2021

Con la implementación de la reforma tributaria el gobierno espera recaudar $23.4 billones para continuar con su plan de subsidios a la nómina de ciertas empresas y sus proyectos populares solidarios. Los aspectos que han generado mayor controversia se relacionan con el crecimiento gradual de contribuyentes de renta, recorte a deducciones por pensión, impuestos a pensiones superiores a $7 millones, IVA del 19% a los servicios públicos de los estratos 4, 5 y 6 (aunque el impacto lo recibirían los usuarios del estrato 4, porque eliminaría la contribución que los estratos 5 y 6 realizan a los más pobres) e impuestos al patrimonio de riquezas superiores a $5000 millones (Los puntos álgidos que prenden el debate de la reforma tributaria, 2021).

A propósito del déficit fiscal del gobierno, cabe recordar que se han cumplido cinco años de la publicación de la primera versión de los “Panamá Papers”, otro escándalo de evasión de impuestos en los paraísos fiscales por cuenta de empresarios y de reconocidos políticos colombianos que ganan millones de dividendos en toda suerte de negocios y que no pagan impuestos por tales ingresos. En cuanto a este aspecto, el Presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), Francisco Maltés señala: “Mientras el Gobierno pretende que seamos las personas de a pie quienes paguemos $23 millones, no dice nada de los dineros que están en paraísos fiscales”. El mismo ministro de hacienda Carrasquilla, en 2018, “enfrentó un debate de control político porque una empresa de su propiedad en Panamá (Navemby Investments Group Inc) intervino en el fallido negocio de los «bonos de agua»” (Los “paraísos fiscales” pasaron de agache en la reforma tributaria, 2021).

“El profesor Jairo Villabona Robayo cree que estos casos corresponden a claros «conflictos de intereses», pues son personas que han tenido o tienen recursos en paraísos fiscales, y lo que deben hacer es declararse impedidas, empezando por el ministro Alberto Carrasquilla” (Los “paraísos fiscales” pasaron de agache en la reforma tributaria, 2021).

Por su parte, Sáenz (2021) asemeja esta propuesta fiscal, que se aplicaría de forma gradual durante tres años, con “El arte de los impuestos consiste en desplumar al ganso de forma tal que se obtenga la mayor cantidad de plumas con menos ruido” pensada por Jean Baptiste Colbert, uno de los Ministros del Rey Francés Luis XIV”. Este símil se relaciona con una de las conclusiones del periodista Néstor Morales en su entrevista de la Blu Radio a Carrasquilla, al decir que la Reforma Fiscal se parecía a la “ley de la zanahoria y del garrote”. El Gobierno nacional se está jugando la deteriorada calificación crediticia en el escenario internacional, en plena pandemia, a costa de la clase media.  

Economía naranja y el emprendedurismo

Caricatura de Matador. Publicada en El Tiempo, 18 de abril de 2021

El gobierno ha enarbolado la bandera de la “economía naranja” (cuyo énfasis es la creatividad y las actitudes de emprendedurismo de cada uno) frente al desempleo, la pobreza y la falta de oportunidades en Colombia. Es decir, que la responsabilidad de tener una calidad de vida digna es responsabilidad de cada ciudadano.

En este tiempo de distanciamiento social, los medios de comunicación han convertido la expresión de “reinventarse” en una opción de vida. A manera de ejemplo, presento el caso de María Ángela Holguín, actual esposa de Sergio Fajardo, quien después de haber ejercido durante veinticinco años altos cargos diplomáticos, ahora se dedica a su empresa de productos cosméticos. Ella decidió hacer una crema de manos que realmente le gustase porque en sus viajes a lo largo del mundo no encontró alguna que satisficiese sus expectativas humectantes. “Partió de cero y ya tiene una línea de productos que están saliendo al mercado. Así se gestó el emprendimiento de la excanciller”, señala Perilla (2021) en el periódico El Tiempo. Al respecto, resulta pertinente resaltar que Holguín pertenece a una familia que ha contado con grandes privilegios sociales, políticos y económicos en el país; es decir, que no “partió de cero” como señala la periodista:

“Como emprendedora que está jugada a conquistar el mundo, ella les aconseja a otras personas que también están intentando construir no desfallecer: «Estas crisis siempre traen oportunidades; este es el momento de llevar a la realidad esa idea novedosa, original, que uno tiene en la cabeza (…) Y esa es, sin duda, la oportunidad de los emprendedores»” (Perilla, 2021).

La experiencia de Holguín es muy distinta a la de la mayoría de colombianos que por la pobreza y por la ausencia de oportunidades laborales intentan reconstruirse, invierten los escasos recursos que les quedaron o que adquirieron en préstamo y tratan de comercializar algún producto que no logran vender, entre otros obstáculos que se encuentran a la hora de hacer parte de la economía naranja. Boenaventura de Sousa Santos (2019) sostiene que el emprendedurismo camufla a la precariedad: “Ahí no hay autonomía, sino “autoesclavitud”. Lo que intenta hoy el sistema es que tú seas esclavo de ti mismo. Eso no es ser autónomo. (…) El emprendedurismo, en cambio, le da un toque de glamour a la precariedad”.  

Demagogia política en época preelectoral

La estrategia -heredada de la Ley 100- que dividió a la población en dos regímenes: el contributivo, compuesto por quienes de su salario aportan a sus servicios de salud, y el subsidiado, cuyo aporte es compensado por el anterior, ha tomado más fuerza en este proyecto de la Reforma Tributaria, ya que el gobierno pretende un recaudo mayor de impuestos, en particular sobre las personas naturales de la clase media, para que paguen la millonaria crisis económica. Es reiterativo que el régimen contributivo sostiene el monto de las trasferencias monetarias que realiza el gobierno –a su propio nombre- a los sectores más pobres de la población colombiana.

A raíz de los análisis a la propuesta de la reforma tributaria, se han erigido grupos de opinión que hacen temblar su aprobación en el Senado. Algunos se valen del Twitter para exponer a los congresistas que la aprueban y castigarlos con el voto en próximas elecciones. Así el Gobierno nacional, por el momento no la tiene nada fácil. Los hashtags más relevantes son: #ReformaDelHambre – #NoALaReformaTributaria – #FueraCarrasquilla -#28AbrilParoNacional –  #TienenHuevo – #TieneHuevoCarrasquilla – #ReformaTributariaEsMasHambre -#ElPeorPresidenteDeLaHistoria – #EstarDesconectadoEs

Caricatura “Nada que ver” de Beto. Publicada en El Espectador, 18 de abril de 2021

Ante esta situación, los presidentes de las bancadas, públicamente han manifestado su rechazo a la reforma, incluso amenazan con quitarles el aval a los congresistas que proceden contrario a ésta posición, al menos en apariencia. Aún es un tema de álgido debate, son muchos los intereses políticos y económicos que están en juego.

Por lo tanto, es necesario que la reforma tributaria sea cuidadosamente revisada y ajustada por expertos que no estén enmermelados en los intercambios de privilegios, o sea en contratos y en puestos para sí mismos, sus familiares y socios, que tengan una visión ética y acorde a las necesidades del grueso de los ciudadanos; para ser voceros de un pueblo tan atormentado por gobernantes que piensan en su propio reconocimiento y en engordar sus ya nutridas cuentas bancarias.

Hasta el momento y ante el derroche del gobierno (compra de armamento, aviones, fumigaciones con glifosato, programa del presidente) las palabras de Carrasquilla de “cerrar los ojos y poner la mano en el corazón” han exacerbado los ánimos -ya bien caldeados- del que llaman ciudadano de a pie que no alcanza a llegar al fin de mes con un sueldo paupérrimo, si es que tienen algún contrato.

En 2020, los científicos fueron capaces de identificar rápidamente el coronavirus, descubrir medidas efectivas para contrarrestarlo, y desarrollar una vacuna. Como consecuencia, las pandemias ya no son fuerzas incontrolables de la naturaleza. Ahora son desafíos manejables. Esto ha convertido a las pandemias en un problema político. Tenemos las herramientas científicas para detener las pandemias, pero son los políticos los que deciden cómo usar esas herramientas. Por lo tanto, si una pandemia se sale de control, ya no es vista como un desastre natural que supera el control humano; ahora es visto como una falla política. Y eso hace a las pandemias algo mucho más interesante. Se han convertido en una prueba para nuestros sistemas políticos (Harari, 2021).

Bibliografía

De Sousa Santos, B. (2019). “El ‘emprendedurismo’ le da glamur a la precariedad”: Entrevista de Andrés Páramo. Bogotá: Revista Semana. Disponible en: https://www.semana.com/impresa/portada/articulo/el-emprendedurismo-le-da-glamur-a-la-precariedad-boaventura-de-sousa-santos/78712/

Entrevista al Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla. 16 de abril de 2021. Mañanas BLU. Disponible en https://www.bluradio.com/mananas-blu/16-de-abril-de-2021-mananas-blu-con-nestor-morales-programa-completo

Harari, Y. (2021). Entrevista de Carolina Álvarez a Yuval Noah Harari. Santiago: El Mercurio. Publicada en El Espectador, 18 de abril de 2021.

Los “paraísos fiscales” pasaron de agache en la reforma tributaria. Redacción Investigación. El Espectador, 17 de abril de 2021

Los puntos álgidos que prenden el debate de la reforma tributaria. Informe de la Redacción de economía y negocios. El Tiempo, 18 de abril de 2021.

Ojeda, D. (2021). El perfil de los que la pandemia llevó a la bancarrota. El Espectador. 17 de abril de 2021

Perilla, S. (2021). De canciller a empresaria, la nueva vida de María Ángela Holguín. El Tiempo, 18 de abril de 2021.

Sáenz. J. (2021). ¿Cuál es el primer veredicto sobre la propuesta tributaria del Gobierno? El Espectador. 17 de abril de 2021