Carl Sagan: somos polvo de estrellas

Por: Rosa Patricia Quintero Barrera 20 de diciembre de 2021 Conocí a Carl Sagan en mis veinte y tantos años. Desde esa época hemos tenido un vínculo muy estrecho. Es uno de los autores instalados en el mejor lado de mi mente y corazón. Mientras en «Antropología biológica», una materia de mi carrera en la Universidad, estudiábamos la genial serie «Cosmos», disfrutaba de «El mundo … Continúa leyendo Carl Sagan: somos polvo de estrellas

Tejidos de mujeres en época de pandemia

María del Amparo Barrera SilvaPilar Cristina Barrera SilvaRosa Patricia Quintero Barrera Este tiempo de distanciamiento social fue aprovechado por tres mujeres para tejer cada una a su modo objetos que para ellas tienen significado y utilidad. Con la intención de entretenerse en lo agotador que ha resultado el encierro durante la pandemia. En los meses de encierro, que aún continúan, los días se fueron volviendo … Continúa leyendo Tejidos de mujeres en época de pandemia

Quino y su princesa Mafalda

Rosa Patricia Quintero Barrera Joaquín Salvador Lavado Tejón –Quino- es detallista en todo de lo cotidiano, desde lo aparentemente trivial, hasta los contextos nacionales/mundiales/universales, cruzados por la Guerra Civil Española, el Peronismo, la II Guerra Mundial, la Guerra Fría. Irradiado por el genio de contar historias con viñetas de una página, de algunos cuadros. Entremezcla del humor que cruza fronteras por los referentes conocidos, que por tanto resultan … Continúa leyendo Quino y su princesa Mafalda

Jirijirimo Río Apaporis, septiembre de 1943

Fotografía etnográfica para Richard Evans Schultes según Wade Davis

Wade Davis «Hace casi 75 años mi profesor Schultes estuvo aquí y tomó una foto de la figura de este perfil humano en la roca. Siempre dijo que les pareció algo muy místico, a él y a las personas con quienes viajaba. Schultes nunca se consideró un fotógrafo, estaba orgulloso de sus fotos, pero de hecho decía que había sido el hombre correcto, en el … Continúa leyendo Fotografía etnográfica para Richard Evans Schultes según Wade Davis

La sabedora de plantas para el día de la Afrocolombianidad

Doña Inocencia ha cogido camino por varias partes del litoral Pacífico, desde Guapi, el resto del Cauca y el Valle del Cauca; en la plenitud vivida de sus largos años. Es una mujer viajera, sabedora de los usos de las plantas para curar y de las maneras de venderlas en los lugares en donde bien la reciben. La conocí en las cercanías del Puente del Humilladero en … Continúa leyendo La sabedora de plantas para el día de la Afrocolombianidad

Epitafio a un bromista: In memoriam de Marcos Mundstock

    Una de las razones para que Eddie Blake pensara que “la vida es un mal chiste”, Probablemente era, el que no hubiese conocido a Mundstock. Y cuando Chaplin dijo que un día sin reír era un día perdido, Mundstock se aseguró de que nosotros tuviéramos muchos días ganados. Johann Sebastian Mastropiero, está de luto. Mundstock, el compositor, el artista, el Luthier, se ha … Continúa leyendo Epitafio a un bromista: In memoriam de Marcos Mundstock

El hijo pródigo de Susan Sontag

Susan Sontag, ensayista y novelista norteamericana, nos deja este exquisito ensayo sobre los ensayos: “El ensayo no es un artículo, ni una meditación, ni una reseña bibliográfica, ni unas memorias, ni una disquisición, ni una diatriba, ni un chiste malo pero largo, ni un monólogo, ni un relato de viajes, ni una seguidilla de aforismos, ni una elegía, ni un reportaje, ni… No, un ensayo … Continúa leyendo El hijo pródigo de Susan Sontag

Canciones del Maestro Sergio Rojas Fajardo a Popayán

Rosa Patricia Quintero Barrera El Puente del Humilladero Al ritmo de una danza, el maestro Sergio Rojas Fajardo, que se distinguió por cantar y por tocar la guitarra en las reuniones familiares, celebra el cumpleaños de un siglo al Puente del Humilladero; que otrora fue la entrada a la Ciudad de Paredes Blancas. Entre antagonismos de llanto y amor, de olvidos y resplandor, de suavidad … Continúa leyendo Canciones del Maestro Sergio Rojas Fajardo a Popayán

Racismo en Popayán: las paredes blancas hablan en contra de los afrodescendientes

Desde hace unos días, en algunas paredes de Popayán (Cauca, Colombia) han aparecido unos letreros racistas y discriminadores, que dicen:  No more niggers, Kill all the niggers. Por supuesto, ha generado el repudio más absoluto de quienes estamos en contra de cualquier manifestación de este tipo, sea -simbólica o de facto- hacia el pueblo afrodescendiente.   La expresión niggers es del todo insultante, despectiva, peyorativa … Continúa leyendo Racismo en Popayán: las paredes blancas hablan en contra de los afrodescendientes

Deseo por la felicidad al estilo de los Países de Cucaña desde Estanislao Zuleta

Rosa Patricia Quintero Barrera También esta noche, Tierra, permaneciste firme. Y ahora renaces de nuevo a mi alrededor. Y alientas otra vez en mí la aspiración de luchar sin descanso por una altísima existencia. Estanislao Zuleta En su discurso «El elogio a la dificultad», Estanislao Zuleta, menciona algunos imaginarios de la -siempre- añorada felicidad. Uno de ellos es la relación entre este estado con la invención … Continúa leyendo Deseo por la felicidad al estilo de los Países de Cucaña desde Estanislao Zuleta

Cartas a Leonardo Da Vinci

En la clase de Metodología de la Investigación, decidimos apartarnos un poco de la rigurosidad de la evaluación y por eso, los muchachos le escribieron una carta a Leonardo Da Vinci, contándole lo que aprendieron durante el semestre. Les dejo con las bellas e inspiradoras misivas de Sebastián Agredo Cobo, Paula Andrea Narváez Mera, Gabriel Steven Pizo Taimal, Camila Michell Cabrera Revelo y Julián David … Continúa leyendo Cartas a Leonardo Da Vinci

Año viejo, año nuevo

De acuerdo al calendario gregoriano que rige en casi todo el mundo, el año se termina en 31 de diciembre. Para los chinos el 2020 iniciará el 25 de febrero y será el año de la Rata de metal. El final de cada año es un momento cargado de simbolismos de acuerdo a los contextos culturales. Una tradición que se resalta en Latinoamérica es la … Continúa leyendo Año viejo, año nuevo

El desarraigo en la etnografía y escritura de Alfredo Molano

Rosa Patricia Quintero Barrera Mientras regreso… fue el título de la última columna de Alfredo Molano en El Espectador, cuando fue designado como miembro de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad de Colombia, allí escribió: Renuncio por un tiempo a lo que más quiero: escribir lo que le oigo decir a la gente en las calles y en las veredas con su lenguaje, … Continúa leyendo El desarraigo en la etnografía y escritura de Alfredo Molano

La historia negra es la historia de América: especial del día de la Afrocolombianidad

Rosa Patricia Quintero Barrera   El dubal era testigo y guardián de la vida de los Traoré. Bajo sus poderosas raíces se había enterrado la placenta de innumerables antepasados tras el feliz alumbramiento. A su sombra se sentaban las mujeres y los niños para contarse historias, y los hombres para tomar decisiones relativas a la vida de la familia En la estación seca, protegía del … Continúa leyendo La historia negra es la historia de América: especial del día de la Afrocolombianidad

La puerta fatal de “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez

Rosa Patricia Quintero Barrera Nos sorprendían los gallos del amanecer tratando de ordenar las numerosas casualidades encadenadas que habían hecho posible el absurdo, y era evidente que no lo hacíamos por un anhelo de esclarecer misterios, sino porque ninguno de nosotros podía seguir viviendo sin saber con exactitud cuál era el sitio y la misión que le había asignado la fatalidad Gabriel García Márquez (1981) … Continúa leyendo La puerta fatal de “Crónica de una muerte anunciada” de Gabriel García Márquez

La etnografía y la antropología de lo cotidiano de Horacio Calle Restrepo

Rosa Patricia Quintero Barrera Se puede viajar por todo el mundo sin ver nada, o se puede ir solamente a la tienda de la esquina y describir todo un mundo. Se trata de captar los detalles mínimos de la vida, los que se nos escapan y de los que no pocas veces, inútilmente tratamos de escapar, y ver el universo socio-cultural que solamente a través … Continúa leyendo La etnografía y la antropología de lo cotidiano de Horacio Calle Restrepo

«Las mujeres que leen son peligrosas» de Stefan Bollmann

Rosa Patricia Quintero Barrera   Dicen que leer es un placer, y más cuando se lee un libro sobre las mujeres lectoras y que se encuentra tan bellamente ilustrado. En «Las mujeres que leen son peligrosas», Stefan Bollmann presenta la historia de la lectura desde el siglo XIII hasta el XXI valiéndose de pinturas y de algunas fotografías. Se centra en artistas que detuvieron su mirada … Continúa leyendo «Las mujeres que leen son peligrosas» de Stefan Bollmann

Michael Jackson: superhombre en el escenario, niño solitario en el privado

Rosa Patricia Quintero Barrera

 

Hay cosas en la vida, que ellos simplemente no quieren ver. Pero si Martin Luther estuviera vivo, no dejaría que esto ocurriera (They dont’ care about us).

Golpéame, ódiame, nunca podrás vencerme. Sustitúyeme, asústame, nunca podrás matarme. Llámame judío. Denúnciame, todo el mundo lo hace, patéame, degrádame, no me tildes de negro o blanco (Black or White)

 

Katherine recuerda que su hijo -Michael Jackson- comenzó a bailar desde que tenía once meses, al escuchar el traqueteo de la vieja lavadora que tenían en casa. Creció en un ambiente familiar melómano, su padre fue un músico frustrado que compensó su sueño en la estricta disciplina musical y comercial que le inculcó a sus hijos. Los muchachos Jackson desde muy jóvenes incursionaron en la industria musical. Michael se inició como cantante de los Jackson 5 a los cinco años, interpretó My girl en el concurso de talentos de su escuela. Se les vino el contrato con la disquera Steeltown Records, que les estrenó al mundo musical y al aprendizaje de esa empresa con los artistas afroamericanos más reconocidos de la época.

De niño cantaba con el sentimiento de un hombre que sabía del dolor y de la alegría que traen los dramas de la existencia. De niño se comportaba como un adulto en el escenario. De hombre vivió como un niño solitario en su casa de Neverland, en alegoría al país del nunca jamás de Peter Pan. Quienes lo conocieron de cerca, sólo guardan elogios hacía su personalidad, carisma y talento. Kenny Gamble y Leon Huff coinciden en que su voz angelical siempre encontraba las notas perfectas. Según Dionne Warwich, él cantaba porque su corazón le decía que eso debía hacer. «Sólo habrá un Michael Jackson», manifiesta Don Black (Gest, 2011).

Michael se entregó al mundo como la más bella e ingenua flor, se adueñó de las expectativas y de la fe de sus fanáticos, contó con la admiración de los talentosos músicos y con la codicia de los opulentos empresarios. No le resultó suficiente cantar como los ángeles, bailaba con la misma maestría que alcanzaban sus notas. En 1984 ganó ocho Grammys por Thriller. Billie Jean fue la primera canción de un cantante afroamericano que difundían con frecuencia en MTV. Tuvo que dejar su individualidad a causa del asedio de sus seguidores, a donde fuese, le seguían. Fue el Rey del Pop.

En Thriller se detiene en la oscuridad que deja la luna llena, para que los muertos con su hedor apestoso dejen sus criptas, se dispongan a poseer a los transeúntes desprevenidos, con el propósito de darles la primicia de que les llegó la hora de no volver a ver al sol. Michael, que gusta tanto de mutarse, deja su piel de ovejo para habitar la del terrorífico lobo que olvida proteger a su chica. En Black or White expresa su fastidio por la discriminación étnico-racial, y se vale del multicolor de las culturas subalternas, a través de los bailes y de las geografías. Nos deja suspendidos en la diversidad humana, cuando los rostros se convierten en otros, entre fenotipos y géneros, entre formas de ver y de sentir la vida. Por eso, se queja de la maldad, del negocio, del chisme. Manifiesta que ya no le tiene miedo a nada. Premisa que desarrolla con mayor vehemencia en They don’t care about us: «todo lo que quiero decir, es que a ellos no les importamos». El video generó gran controversia por el contenido que algunos consideraron como violento, fue filmado en la favela Santa Marta de Río de Janeiro, con la participación del grupo Odulum y muchos lugareños.

Michael Jackson compuso, cantó, bailó a lo subalterno/extremo/paradójico de la condición humana. Sus líricas circulan entre antagonismos. Lo más tierno del amor, en I just can’t stop loving you. La dinámica implícita en la mercancía del amor, Dirty Diana, es la mujer sucia que seduce a los hombres, que se presta como juguete amoroso para obtener de ellos lo que se le antoja. Billie Jean es la bailarina del teatro de la vida que le acusa de esperar un hijo suyo; mientras él piensa: Y mamá siempre me dijo, ten cuidado con quien amas y ten cuidado con lo que haces, porque la mentira se convierte en verdad y no vayas rompiendo los corazones, sólo recuerda pensar dos veces.

En Smooth criminal se pregunta si Annie está bien, porque ha sido golpeada y abandonada por un criminal suave; además hay sangre en la alfombra. Remember the time transcurre en el Egipto de los faraones y de los felinos. Allí la reina sucumbe a su aburrimiento ante la magia que trae de la nada a Michael Jackson, le acuerda que había sido una mujer joven, enamorada, solía decir «te amo, así que nunca te dejaré ir». Pero así como llegó, de la nada, ese hombre dorado, desapareció; igual que se desvanece el amor entre los que alguna vez se amaron y juraron no dejarse.

Son tantas las canciones que legó al mundo. Algunas detenidas en lo fronterizo de lo socialmente aceptado. En Bad, el amigo le reprocha «ya no eres malo, no eres como nosotros», y deja surgir al álter ego, ese ser exuberante acicalado con prendas rudas de corte rockero-militar, emblemáticas en sus presentaciones. Se enfrentan dos pandillas que bailan por el subterráneo: ¿Quién es malo? Te portas mal, vete a encerrar antes de que agraves. En verdad soy malo y loco. Al final, se reencuentran en un apretón de manos. Bad transcurre en un ambiente masculino, como la mayoría de los escenarios que identifican sus vídeos.

We are the word la compuso a dos manos con Leonel Richie. Dedicaron la canción a África. Reunieron a una pléyade de artistas que al unísono, con sus voces más sentidas entonaron: es tiempo de tender una mano a la vida, el más grande regalo de todos, nos estamos salvando, haremos un día mejor, solamente tú y yo. El mensaje fue claro: reconocer la propia humanidad en la otredad.

Smile era su canción favorita. Se la cantó su hermano Jermain Jackson en su ritual fúnebre «sonríe, aunque tu corazón esté dolido, aunque esté roto». Smile inunda la última escena de la inolvidable película Tiempos modernos de Chaplin. Y es que Michael Jackson tenía mucho de Charlot. La imposición del social, de su vida impresionantemente colectiva, todos se sentían con el derecho y la audacia de inmiscuirse en lo más hondo de su existencia, le juzgaron y le sacaron provecho.

Michael Jackson con sus líricas, ritmos y representaciones visuales narró el teatro dialéctico de lo humano. Cruzó las dimensiones existenciales, se metamorforseó a su propia voluntad, mostró los cruces posibles de lo obstinado: En Thriller se convirtió en el lobo muerto/vivo. En Bad fue pandillero. En Smooth criminal fue un gánster de los años treinta. En Billie Jean habitó al hombre que niega la paternidad de su propio hijo y que acusa a la mujer de ser muy generosa en el amor. En Remember the time es el hombre hermoso y vigoroso que se quiere robar a una mujer ajena. En Dirty Diana reta a la mujer que vive libremente su sexualidad y afecto. En la película Moonwalker se vale del surrealismo para mostrar su propia vida. En They don’t care about us se exacerba de la injusticia, de la pobreza, del descuido actual con el planeta y sus moradores.

Jackson encarnó a un personaje con atributos de superhombre en el escenario, protegió su delgadez con armaduras para la guerra, disimuló la fragilidad de su cuerpo con el intocable y mortífero del metal. Dejó su impronta indeleble en el arte; ya  Don Black había sentenciado «Sólo habrá un Michael Jackson». Qué baile de esa manera, tan descaradamente sexual, con sus trajes excéntricos, su inglés de la barriada, del Harlem y de la favela, su comprensión del dolor, de la tragedia, de lo abyecto. Su voz estremecedora, no se apaga, como tampoco sucumbe la esperanza de un mundo sin racismo, clasismo y exclusión, ni de facto ni simbólico. Continúa leyendo «Michael Jackson: superhombre en el escenario, niño solitario en el privado»